Hoy es un día desesperado…
El viento está desbocado, pero no hace frío. El sol sale, pero se esconde a los pocos minutos…
Prácticamente nada de lo que me proponga hoy dará resultado. Llevo todo el día intentando escapar de mi  mismo y no dejo de tropezar.
No sale nada de mí; el lápiz es un instrumento extraño que mi mano coge con torpeza. Y no importa la melodía que tenga en la cabeza, pues las mismas manos se perderan entre nota y nota sin dar lugar a nada.
No, no sería capaz de acertar un blanco ni a un metro.
Algo ocurre, y no estoy seguro de cuan dentro mío empieza.  Es como si, de repente, me moviera a destiempo, como si hubiese sido desplazado en el presente. O como si ya no tuviera ningún control sobre la realidad que me rodea.
Sí; es uno de esos días de los que habla la canción Have you ever seen the rain? de la Credence. Y lo peor de todo es que no se que pasa…
Llevo una semana perdido, con momentos contados en los que no estoy pensando en mil cosas a la vez. Me siento triste aunque me este riendo, y echo de menos cosas en las que antes no había reparado. Le echo la culpa a los amores y desamores, pero en el fondo se que es una excusa. Hay algo más.
Las voces que más me gustaría oir en estos momentos están lejos, muy lejos. Son esa clase de personas que la gente tarda una vida en conocer, y mucha gente asegura que solo hay una como mucho.
La clase de personas a las que puedes llamar a cualquier hora y en cualquier lugar, y viceversa,  por un momento desesperado.
La gente para la que no pasa el tiempo, y tras risas, lágrimas, alegrías y discusiones acabas perdiendo la cuenta de cuantas veces os habéis salvado la vida en el pasado.
Soy alguien que necesita anclarse a la realidad, para no salir despedido… Mis anclas son personas, canciones, historias… Y hoy me cuesta ver las cuerdas que nos unen…
Y mientras tanto, te ríes desquiciadamente escuchando en tu cabeza los consejos que les das a los demás cuando se hallan en situación parecida.
¡Aggggggggggg!
Bueno, al menos ha sido una buena idea escribir, me he desahogado como nadie sabrá nunca… ya que, aunque no lo parezca, esta entrada me ha costado toda la tarde y muchos desvaríos. Pero he dado con parte del quiz de la cuestión.
A los que paseéis los ojos por estas letras, un saludo, afectuoso, y tened cuidado con los vientos traicioneros de verano, si sois almas que gustan de esconder recuerdos por las esquinas…
Y una postdata, ya que no lo hice a su debido tiempo…
Una de las personas que siempre conseguirá sacarme una lágrima con su voz, decidió irse hace unos meses, pues según decía, se había cansado de vivir.
Le llamaban “el tipo más simpatico del rock & roll”, siempre estuvo metido en causas benéficas y todo el que le conoció afirmaba que era una gran persona. Yo solo conocí su música, y su voz lleva conmigo desde pequeño, y nunca la olvidaré.
Aquí os dejo sus últimas palabras, de la nota que encontraron junto a su cuerpo, y una de las mejores canciones que he oido nunca.
Adiós, Brad Delp…
Boston – More Than a Feeling (enlace arreglado)
“Soy un alma solitaria. A quien quiera que encuentre esto, me he suicidado,
el plan B era asfixiarme en mi coche.
Asumo la total y exclusiva responsabilidad de mi actual situación.
He perdido las ganas de vivir”.
“Por desgracia ella (su novia) no está al corriente de lo que he hecho”.
Brad Delp
Anuncios